Tindaya Educacion

Blog

Blog (7)

Martes, 27 Septiembre 2016 06:50

TÉCNICOS EN ACCIÓN

Escrito por

TÉCNICOS EN ACCIÓN

 

Hace ya bastantes años existía un prejuicio de que la Formación Profesional era inferior a la universitaria. Los/as jóvenes  que no valían para estudiar eran de FP, mientras que las personas más “brillantes” podían ir a la universidad. Como si los fontaneros o los electricistas fueran menos necesarios o importantes que los sociólogos o los maestros. Se dividía al sector estudiantil y al profesional en dos categorías, la buena y la mala, en muchas ocasiones estigmatizando a las personas.

Hoy afortunadamente esto ha cambiado. Después del proceso de remodelación de la FP y de la lucha, tanto de la administración educativa como de los estudiantes, hoy la formación profesional tiene dignidad y respeto. Un título de Técnico Superior (o medio, según su categoría) tiene en su ámbito el mismo prestigio que puede tener un diplomado o licenciado en el suyo. Bien.

Sin embargo, en los últimos tiempos he podido ver como esta estigmatización está volviendo a surgir pero esta vez dentro de la misma FP y entre ciclos. Por desgracia, y como suele ocurrir siempre, es en el ámbito social donde recae la nueva polémica.

Miércoles, 06 Abril 2016 06:59

¿Qué vamos a hacer en Grecia?

Escrito por

¿QUÉ VAMOS A HACER EN GRECIA?

Muchos de vosotros y vosotras se han puesto en contacto con Tindaya estos días para preguntarnos qué vamos a hacer en Grecia, en los campos de refugiados, en nuestro viaje solidario que está a punto de comenzar. La respuesta es sencilla y compleja a la vez.

Pero antes de nada debemos recordar el espíritu de Tindaya Educación, como entidad sensible a lo que sucede en el mundo y con la misión de tratar de mejorar esta sociedad en algo mejor.

Dentro de nuestros objetivos estatutarios aparece en primer lugar “Mejorar la situación social de colectivos vulnerables o en situación de exclusión social como infancia, refugiados, asilados, etc” así como “trabajar en la prevención y sensibilización de problemáticas que puedan afectarles”.

Nuestros objetivos también hablan de desarrollar la comunidad para mejorar el bienestar de las personas, apoyar a otras entidades con fines similares y favorecer el desarrollo social.

Tindaya Educación y sus componentes no podíamos mirar hacia otro lado ante la crisis humanitaria que desde hace meses está sucediendo en Grecia (y otros países de Europa) debido a las migraciones masivas de personas que huyen de países en guerra para poder salvar sus vidas.

La respuesta de los gobiernos europeos no ha estado a la altura de las circunstancias ni de lo esperado. Como en otras ocasiones, ha sido la población la que ha decidido afrontar el problema con sus propios medios ante la inoperancia, lentitud burocrática y falta de solidaridad de las autoridades del continente.

Gente cuyo único delito ha sido el de huir de zonas de guerra se ha encontrado con fronteras cerradas y atrapados en mitad de la nada, sin medicinas, sin comida, sin servicios básicos, viviendo a la intemperie bloqueados sin que nadie les diera ayuda ni noticias.

Hasta 11.000 personas se calcula que están acampadas en Idomeni, al norte de Grecia junto a la frontera (cerrada) de Macedonia. Once mil personas son muchas más de la población que tienen muchos municipios de la provincia de Alicante, por ejemplo.

Siguiendo las directrices de nuestros estatutos, la obligación moral de nuestra conciencia y el interés por ayudar de nuestro interior decidimos coger la mochila y viajar hasta el corazón de la crisis para aportar nuestro granito de Arena.

Vamos a ir pocos días, será solo una semana, pero esperamos aprovechar al máximo el tiempo. El viaje tiene cuatro objetivos principales:

-          Ayuda directa, con nuestras manos, en aquellas tareas más urgentes, dentro de los campos de refugiados.

-          Entrega en mano del dinero que hemos conseguido recaudar y que servirá para paliar algunas de las necesidades más urgentes.

-          Recoger testimonios y experiencias que sirvan para  continuar con una labor de sensibilización y solidaridad desde España a nuestro regreso.

-          Crear una red de colaboración y solidaridad con otras asociaciones y ongs que están trabajando sobre el terreno.

 

La urgente necesidad que allí existe junto a los cambios rápidos e inesperados que se producen en los campamentos nos impiden hacer una programación cerrada de lo que podremos hacer allí. A pesar de estar en contacto con varias entidades sobre el terreno es impredecible lo que nos vamos a encontrar. Por esta razón, vamos abiertos a colaborar en lo que podamos y llevamos algunas ideas que esperamos poder desarrollar o en su caso cambiarlas por otras necesidades más urgentes.

Vamos preparados para pasar tiempo con los niños y niñas, jugar con ellos, pedirles que nos hagan dibujos, hacerles reír y olvidar por unos minutos su horrible trance. Vamos preparados para hablar con hombres y mujeres, pedirles que nos cuenten su historia, que manden mensajes al mundo de lo que sienten y lo que necesitan. Vamos preparados para darles sonrisas, abrazos, apoyo y solidaridad. Vamos preparados para dormir poco y ayudar mucho.

Esperamos que podamos cumplir todas nuestras expectativas.

Gracias a todas las personas que están colaborando para poder realizar este viaje solidario. Gracias a las ongs que están sobre el terreno y que nos están dando información y hueco para trabajar con ellos, gracias a las asociaciones y plataformas de ayuda de Elche, Vega Baja y otras localidades que también están colaborando con nosotros.

Jueves, 19 Noviembre 2015 17:18

Proyecto: Menos drogas, más TÚ

Escrito por
MENOS DROGAS, MÁS TÚ
 
                Los tiempos han cambiado, especialmente desde la aparición de las Nuevas Tecnologías. Estamos en un mundo nuevo. Las viejas recetas ya no sirven. La juventud ya no reacciona del mismo modo ante las campañas tradicionales de prevención, están saturados de información tanto que en muchas ocasiones pierden el interés, se pierde la inocencia antes, los sistemas familiares también están cambiando, y la forma de ver la vida. En una sociedad nueva hace falta una nueva forma de afrontar los retos y eso supone trabajar la prevención desde otros puntos de vista.
 
                En Tindaya Educación apostamos por reinventar la manera de trabajar en la prevención, incorporamos enfoques creativos, innovadores y vivenciales a nuestros proyectos, con el objetivo último de conseguir llegar a las personas receptoras en cualquiera de las circunstancias. 
 
                Como ejemplo de esta forma de trabajo quiero hablaros de un proyecto que se estamos desarrollando en los institutos de secundaria de la provincia de Alicante gracias a la Diputación de Alicante, el proyecto “Menos Drogas, Más Tú”.
 
 
                Este proyecto es la suma de las aportaciones de profesionales de diferentes ámbitos, cada uno en su especialidad:
-       Animadores socioculturales
-       Artistas
-       Psicólogos
-       Trabajadores sociales
-       Profesores de secundaria
 
                El producto final, creo, resulta de lo más completo e integral. El proyecto combina información, juego, teatro, clown, nuevas tecnologías y reflexión.
 
El proyecto consta de tres sesiones:
 
Primera sesión:
Toma de contacto con el grupo y ofrecer una información impactante y desconocida que les invite a una reflexión interna. Para ello utilizamos una dinámica-concurso: ágil, divertido y participativo que les ayude a reflexionar.


 
Segunda sesión:
Teatro Foro. Se representan escenas de situaciones fácilmente reconocibles por los chavales y que desembocan en un conflicto que hay que resolver.  Las personas participantes suben al escenario, o bien desde el público, y ofrecen soluciones al conflicto.  Este método es muy útil para trabajar los recursos de protección y ofrecer herramientas preventivas (habilidades de actuación).
Tercera sesión:
Cerramos el ciclo con una puesta en común donde las personas participantes puedan hablar sin condiciones sobre lo que les ha parecido el proyecto, emociones y vivencias….  Además ofrecemos alternativas al ocio de consumo de alcohol. Y por último ponemos un broche de humor al taller con  un espectáculo de clown en donde se resume todo lo desarrollado en las sesiones.
El humor resulta una herramienta muy eficaz para remarcar aquellos mensajes que queremos que queden claros, para atraer su atención frente a recursos y herramientas y para restar ansiedad  a los participantes ante tanta información y reflexión.
 
                A todo lo anterior debemos añadir algunas características más que complementan el proyecto y que ofrecen unas garantías de calidad:
- Pre y post test que nos da datos del impacto sobre los asistentes.
- Buzón de dudas, por email y físico.
- Página web de consulta y contacto anónimo con nosotros.
- Coordinación y evaluación interna y externa (centros educativos).
- Topo/infiltrado que facilita el trabajo con los chavales.
                                                              
                Los resultados hasta ahora están siendo muy positivos, de lo cual nos alegramos porque significa que, por suerte, estamos haciendo el mundo un poco mejor.
LA PREVENCIÓN A ESCENA
 
Este es el título de mi exposición el pasado día 4 noviembre 2015 en las IV Jornadas formativas sobre conductas adictivas que organiza cada año Diputación de Alicante.
 
Desde Diputación tuvieron la gentileza de invitarme a participar en las mismas. No sabían en el jardín en el que se estaban metiendo. Después de aquello nada quedaría igual.
 
Participar en unas jornadas formativas para profesionales o especialistas como expositor es algo que impresiona un poco. Pero el hecho de que alguien haya pensado en nosotros para hacerlo motiva mucho más.  No hay duda de que la satisfacción de uno mismo por el trabajo bien hecho es importante, pero también lo es que desde fuera sepan valorar ese trabajo y aunque peque de soberbia, quiero interpretar esa invitación como un reconocimiento al trabajo realizado. Si es así, muchas gracias a quien corresponda.
 
 
Aunque el mérito me lo quiera quedar yo, el proyecto “Menos Drogas, Más Tú” (que presentamos en las jornadas) es el resultado del magnífico trabajo de un elenco de profesionales de primer nivel que han puesto tanto esfuerzo y cariño como yo en el mismo. Y qué mejor momento que éste para agradecer tal implicación a Vicky, Susana, Helena, Miriam o Pablo, o lo que es lo mismo, a Clown Destino Teatro, Teatro Gingko Biloba y a Helena Rincón Psicóloga.
 
Los educadores/formadores nos cansamos de repetir todo el tiempo que hay que enseñar con el ejemplo. Y esa fue la razón por la que, tras el ofrecimiento de Vicky, nos pusimos a pensar cómo hacer ver al público  nuestra filosofía de trabajo innovadora, creativa y vivencial. Y sin saberlo, ahí mismo teníamos la respuesta: haríamos una intervención creativa, innovadora y vivencial con un ejemplo de nuestro modo de actuar en el proyecto sobre drogas. 
 
 
Repetiríamos la técnica del topo, topa en este caso, y Vicky se infiltraría entre el público para interrumpirme con preguntas que me obligarían a remarcar aquellos puntos importantes que yo quería que quedaran claros entre los asistentes. A través de la técnica de las interrupciones conseguiríamos activar las emociones del público mientras aportábamos información importante y mostrábamos una nueva estrategia de trabajo. Justo lo que pretendíamos con la exposición.
 
Del dicho al hecho hay mucha diferencia. Entre los nervios de hablar ante un público tan selecto, disimular las interrupciones tratando de que no se notara que estaba todo preparado y calmar los ánimos de una parte del público que no comprendía la situación… fue difícil mantener la postura. Sin embargo, todo salió bien. E incluso terminamos la intervención con una demostración de clown a cargo de la siempre espectacular Protona, otro de los recursos que utilizamos en el proyecto, que cambió la indignación del público por las sonrisas y los aplausos.
 
 
Yo no soy el más objetivo para valorar el resultado de nuestra intervención, pero el aplauso espontáneo cuando se descubrió la topa, las numerosas personas que se acercaron a lo largo del día para felicitarnos y los comentarios recibidos a través de las redes sociales me hacen sospechar que no lo hicimos del todo mal.
 
Creo que, como mínimo, la idea que queríamos transmitir se ha entendido bien: dejar atrás las viejas recetas para poner en marcha nuevas formas de trabajar la prevención.
 
Espero que nuestras ideas hayan podido servir a mucha gente para inspirarse y reinventar sus métodos de trabajo y que, todos juntos, consigamos construir un mundo un poquito mejor cada día. 
Jueves, 19 Noviembre 2015 17:17

Una década en la memoria

Escrito por

 

UNA DÉCADA EN LA MEMORIA

 

 

 

Recuerdo como si fuera ayer la mañana en la que María José, de la concejalía de Sanidad del Ayuntamiento de Santa Pola, me llamó a la oficina y me preguntó si quería organizar un taller para prevenir el deterioro intelectual en personas de la tercera edad. Han pasado 10 años desde aquella conversación.

 

 

 

Una década después, el taller de la Memoria de Santa Pola sigue tan joven y fresco como la primera vez. En el año 2005 no había muchos precedentes de este tipo de talleres, el de Santa Pola fue pionero en la provincia, y sigue siéndolo en su estilo.

 

 

 

Al no existir modelo en el que basarnos decidí jugar fuerte, y diseñar un taller siguiendo mi criterio, mis principios y mi imaginación. Fue todo un éxito.

 

 

 

Simplemente había que ir al meollo de la cuestión: el cerebro, con los años, se envejece y pierde funcionalidad, y las personas, con los años, envejecen y entristecen. Jamás, por mucho esfuerzo y recursos empleados, jamás (repito) un cerebro triste podrá lucha contra el deterioro de la edad y de la memoria. Lo tuve claro desde el primer momento: un taller de la memoria para la tercera edad no debía consistir únicamente en ejercitar el músculo, es fundamental también motivarlo, alegrarlo, energizarlo. Alegrar el alma de las personas participantes ayudaría a reactivar también sus cerebros y sus ganas de recordar.

 

Lo llamamos taller de la memoria, pero se trata de algo mucho más complejo. Se trata de un taller integral que persigue el bienestar y la calidad de vida de sus usuarios.

 

 

Las personas pertenecientes al colectivo e la tercera edad tienen unas características específicas que son, en muchos casos, la razón de sus problemas. Y todo está tan interrelacionado que no podemos pretender, si de verdad queremos ayudar a esta gente, resolver un problema (como el de la pérdida de la memoria, por ejemplo) sin interceder ante otros inconvenientes (como el aislamiento social, la falta de autoestima, carencia de ciertas habilidades personales y sociales, etc.).

 

 

El cerebro no se deteriora única y exclusivamente por el paso de los años. El cansancio después de toda una vida a la espalda, sentirse en inferioridad de condiciones y achantarse ante la necesidad de hacer algo, sentirse un estorbo, no salir de casa en todo el día o no tener con quién compartir tiempo y conversación, ansiedad ante la situación personal o la impotencia de no ser capaz de hacer determinadas cosas, la tristeza, la falta de ganas por enfrentarse a retos nuevos o no querer hacer cosas por miedo al fracaso o por no querer molestar… todas estas circunstancias que afectan a nuestros mayores también influyen muy decididamente en el funcionamiento del cerebro, pero no se suelen tener en cuenta a la hora de programar una actividad para mejorar la memoria.

 

 

 

Todos los talleres de la memoria que conozco se centran únicamente en trabajar  las distintas áreas mentales (cálculo, lenguaje, atención…) pero se olvidan de otras muchas áreas humanas imprescindibles: la autoconfianza, la motivación, la ilusión por vivir, el ánimo, … Caemos en el error de pensar que estamos ayudando a las personas mayores por conseguir que puedan recordar un texto de memoria o resolver una raíz cuadrada en pocos segundos,  sin embargo de poco o nada servirá eso en sus vidas si luego no disponen del ánimo o la posibilidad de aplicar ese desarrollo mental en sus vidas, con sus seres queridos,…

 

Y después de toda esta reflexión llegué a la conclusión de que el proyecto de trabajo en la mejora de la memoria de las personas mayores no podía únicamente centrarse en números y letras, y que era necesario añadir emociones, consejos, sonrisas, motivaciones, caricias, alegría y tratar de hacer a la gente más feliz. Así vio la luz un taller integral para la salud de las personas, un taller de la memoria y del alma,  un taller del bienestar.

 

 

Mucha gente cree que esta forma de trabajar supone una pérdida del objetivo central y hasta una pérdida de tiempo. Pero la realidad es que 10 años después, el taller sigue realizándose año tras año, que todavía siguen asistiendo personas desde la primera edición, que hay alumnos y alumnas que asisten con fidelidad cada jornada, que a pesar de hacer dos turnos sigue habiendo lista de espera y que la participación cada año crece.

Estamos muy felices de este dulce cumpleaños, diez ediciones haciendo feliz a la gente, diez años recuperando memorias, recuerdos y sueños. Estamos de celebración porque pocos talleres tienen tanta continuidad manteniendo el mismo alto interés por parte de las personas participantes. Este año es especial, celebraremos por todo lo alto esta "década en la memoria".

 

 

Pero por encima de estadísticas y resultados, lo que de verdad me hace sentir orgulloso y convencido de que el trabajo que estamos realizando es bueno son los comentarios de usuarios y usuarias del taller que en cada  edición, al final de cada sesión, se me acercan para abrazarme y darme las gracias: “me has devuelto las ganas de vivir”, “si no es por este taller me pasaría las tardes encerrada en casa”, “estoy deseando que llegue el día del taller para venir”, “en este ratito me olvido de las penas y los problemas”, “gracias por ayudarme a salir de mi depresión”… y no son solo las palabras, es también la mirada, la forma de abrazarte, el tono de la voz… con esa satisfacción me marcho a casa sabiendo que el trabajo está bien hecho,  que hemos conseguido mejorar la vida de estas personas un poco.

Que la sociedad es un poco mejor ahora.

Jueves, 19 Noviembre 2015 17:16

Si lo hacemos... lo hacemos bien.

Escrito por

 

Era el año 1998 cuando el destino reunió a un grupo de jóvenes en un curso sobre animación sociocultural. Algunos de nosotros ni siquiera sabíamos eso de sociocultural lo que significaba. Pero pronto supimos identificarnos perfectamente con ese movimiento de ideas.
 
Trabajar aspectos sociales desde la participación de las personas. Rápidamente hicimos nuestra la filosofía de la animación sociocultural, muy poco conocida por aquellos tiempos.
 
Teníamos la formación, teníamos la motivación, teníamos las ganas … No podíamos permitir que todo eso se perdiera una vez diéramos carpetazo al curso. Con todo lo acumulado debíamos hacer algo, era el destino que nos había juntado y tenía reservado algo especial para nosotros.
 
No pasó mucho tiempo hasta que la primera versión de Tindaya (Tindaya Animación) vio la luz. Una asociación compuesta por gente joven, dispuesta a trabajar con ilusión y aportar nuestro granito de arena a la consecución de un mundo mejor. Sólo nos pusimos un límite: si lo hacemos, lo hacemos bien.
 
Cansados de ver cómo se ponen en práctica iniciativas sin sentido, con poca repercusión social; hartos de comprobar cómo la animación se entendía como un pasatiempo sin ningún interés educativo o social; decepcionados de ver cómo el mundo entero tenía sueños de construir una mejor sociedad y que todo se quedaba en eso, en un sueño… Nosotros debíamos ser diferentes.
 
Y por eso Tindaya representa, todavía hoy, el anhelo de un grupo de personas cansadas de la teoría que nunca llega a la práctica, gente que quiere romper la barrera que divide lo ideal de lo real porque sabemos que es posible cambiar las cosas. Queremos cumplir el sueño de mejorar la sociedad, de hacer a la gente más feliz. Y ¿qué mejor forma que a través de la animación social?
 
Casi 20 años después han cambiado muchas cosas: todos los que compartían ese sueño conmigo están ahora en otros menesteres, la asociación se disolvió, y resurgió más tarde como Tindaya Educación (dentro de la mercantil La Petita Escola), la crisis económica le afectó gravemente, pero… pero a pesar de todo, aquí sigue Tindaya Educación más viva que nunca.
En este tiempo habrán cambiado muchas cosas, pero si de algo puedo sentirme orgulloso es que Tindaya mantiene intactos sus principios y valores del primer día. Que ahora sea una empresa no significa que tengamos que “mecanizar” los servicios, ni trabajar sin sentimientos, ni que el dinero sea la única ganancia posible.
 
Siempre he pensado que los valores son fundamentales en todos los ámbitos de la vida, también en el empresarial. Sin valores nos echamos piedras sobre nuestro tejado, perdemos dignidad y dificultamos el avance social.
 
Con estas premisas Tindaya Educación sigue comprometida en trabajar de forma intensa y productiva en mejorar la vida de todas las personas que nos acompañen. ¿Por qué? Porque nos gusta lo que hacemos, porque nos parece que es necesario, porque sabemos que es posible cambiar las cosas.
 
         Queremos contribuir a hacer personas mejores, y a mejorarnos nosotros mismos con las personas.
 
         Si perdemos de vista la vertiente humana y social de este trabajo corremos el riesgo de convertirnos en simples comerciantes de trastos; perderíamos nuestros valores para llegar a ser una empresa comercial como cualquier otra. Y habríamos vuelto a la teoría que nunca llega a la práctica y a lo ideal que nunca pasa a ser real.
 
         Tindaya Educación siguió, sigue y seguirá siempre manteniendo sus valores:
 
-        Le preocupa la sociedad y trata de mejorarla en lo que puede.
-        Mantiene firmes sus principios y valores.
-         El beneficio obtenido no es únicamente económico, también se enriquece de la satisfacción por el trabajo bien hecho, de la felicidad por ayudar a la gente, del crecimiento personal gracias a las experiencias vividas, de lo apasionante que resulta comenzar cada nuevo proyecto... en resumen, disfrutamos de este trabajo tan especial.
 
Tindaya nació para tratar de mejorar la sociedad, y hoy sigue apostando por construir un mundo mejor.
Jueves, 19 Noviembre 2015 17:14

Ilusión y buenas perspectivas

Escrito por

Hola a todo el mundo.

Después de innumerables horas filosofando sobre mis percepciones del mundo que nos rodea gracias al feedback que me ofrece trabajar abierto a la sociedad, he decidido que era hora de reflejar esas conclusiones y formas de ver la vida en este pequeño rincón.

Resulta muy apasionante poder conocer, conversar y aprender de las docenas de personas con las que me cruzo por mi trabajo. Todo el mundo tiene algo que aportar, todos tienen algo que decir, una experiencia acumulada, unos conocimientos adquiridos, y una vida que contar. Y yo les escucho, porque la completa sabiduría (si es que se puede obtener en alguna ocasión) proviene precisamente de la suma de las pequeñas sabidurías humanas.

Cada persona aportamos nuestro granito de arena y de este modo acabamos formando una gran montaña de experiencias vitales, de momentos inolvidables y de aprendizajes únicos.

Me siento enormemente orgulloso y feliz de poder trabajar en loque trabajo, de que el destino me permita asomarme a la vida de tantas personas que tienen tanto que ofrecerme, y aprender de ellas. Y me siento tan en deuda por ello que me parece la mejor idea de todas poder abrir este nuevo canal de comunicación donde poder compartir con todos vosotros/as las vivencias, enseñanzas y experiencias que este -mi bonito- trabajo me ofrece cada día.

Cuando de verdad te gusta lo que haces, cuando de verdad te sientes feliz con tu misión, cuando trabajas de corazón, poniendo el máximo cariño y respeto a lo que haces... la gente lo percibe. Aquí no se  trata de trabajar por trabajar, de lo que se trata es de ofrecer lo mejor de uno mismo, porque la misión es importante: mejorar el mundo y hacer a la gente feliz. Ese es mi propósito personal y profesional. Y eso se consigue con empeño, innovación, calidad y mucho cariño. Y es que después de tantos años trabajando en la educación y en lo social, me siento orgulloso de mí, de lo que he logrado, de todos los amigos y amigas que he conseguido en el camino y de todos los buenos momentos que he podido generar en las personas.

Pero esto es el principio. Queda mucho por hacer. Este mundo necesita una buena mano de pintura. Así que aquí estoy dispuesto a prestar mi colaboración. Estoy absolutamente convencido que merece la pena esforzarse por hacer las cosas bien y que eso traerá buenos resultados. Construyendo un mundo mejor.

Newsletter

Contacto

Consultanos tus dudas y estaremos encantados de responderte.

  • 965 03 27 51

Conectate con nosotros

Estamos en las Redes Sociales. Siguenos.
Está aquí: Home Blog