El cerebro en casa

//El cerebro en casa

El cerebro en casa

Todo el mundo sabe que el cerebro es un músculo más del cuerpo que se desarrolla según lo vayamos ejercitando. Al contrario, si no se ejercita, se puede atrofiar. Este es el principal argumento de la necesidad e importancia de la implementación de “talleres de la memoria” en casi todas las poblaciones, porque es necesario abordar estos problemas en las personas mayores para evitar el deterioro de sus capacidades cognitivas.

La asistencia a este tipo de iniciativas es muy aconsejable, pero no debe confundirse el trabajo semanal en los talleres con el trabajo cotidiano que debemos realizar. Es decir, que asistir semanalmente a los talleres de memoria es muy importante, pero eso no significa que esté ya todo el trabajo hecho, sino que es necesario trabajar todos los días con el cerebro para que se ejercite de forma sana y adecuada.

Realizar ejercicios que mejoren nuestra capacidad de atención o memorización no tiene que ser algo tedioso y pesado. Al contrario, puede resultar muy divertido y estimulante para las personas que lo quieran practicar, y además de todo, de forma muy sencilla y económica. No hay excusas por lo tanto.

Aunque parezca mentira, acciones tan sencillas como salir a pasear media hora cada día, hablar unos minutos con nuestros vecinos/as o amistades, escribir un diario con lo que nos ha pasado este día o cantar canciones mientras limpiamos la casa son ejercicios que nos ayudan a mantener activa la mente.

En librerías existen muchos libros de ejercicios para la memoria, o libros de pasatiempos (sopas de letras, autodefinidos, sudokus…) o … leer cualquier novela o libro que tenga un argumento que nos motive. Los libros para colorear (mandalas, plantillas para colorear, etc) también ayudan a relajar la mente, a potenciar la atención y la creatividad y a mejorar la autoestima.

Llevar la lista de la compra en el bolsillo pero no sacarla hasta el último momento, participar mentalmente en los concursos de cultura general de la tele o la radio, darnos unos segundos para tratar de recordar algún dato antes de buscarlo, ver fotografías antiguas tratando de recordar el momento en que se hicieron, llevar una buena alimentación y respetar las horas de descanso…

Hay muchas formas de trabajar para mantener la mente activa sin tener que poner un horario o una rutina de trabajo. Todo suma.

By |2019-05-07T11:09:10+01:007 octubre, 2016|No categorizadas|

About the Author: